PROPUESTAS: ECONOMÍA POPULAR Y COMERCIO JUSTO | Lucila De Ponti
962
page-template-default,page,page-id-962,bridge-core-2.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-22.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default
 

PROPUESTAS: ECONOMÍA POPULAR Y COMERCIO JUSTO

[asvc_header_block title=”ECONOMÍA POPULAR Y COMERCIO JUSTO” color=”custom” color_custom=”#8224e3″ mgt_sep_1=”” mgt_sep_2=”” mgt_sep_3=””]

LO QUE HICIMOS EN EL CONGRESO:

–         Aprobamos la ley de emergencia social para fortalecer y reconocer derechos a las pequeñas unidades productivas de la economía popular.

–        Presentamos el proyecto de ley de emergencia y seguridad alimentaria.

–        Presentamos el proyecto de ley de promoción de transferencia de tecnología a la producción popular.

–         Presentamos el proyecto de ley de acceso de productores de la economia popular a las grandes superficies de ventas.

–         Presentamos un proyecto de ley para cuidar y fortalecer la actividad de las empresas mas pequeñas (mipymes) y actividades autogestionadas.

–         Presentamos un proyecto de ley que crea el régimen nacional de promoción del trabajo y desarrollo de la economía popular, social y solidaria.

LO QUE PROPONEMOS PARA SANTA FE

Desarrollar una política de comercio justo vinculada a la soberanía alimentaria con  el objetivo de garantizar el derecho a la alimentación de toda la sociedad, fortalecer las producciones de alimentos locales y regionales (rurales, semirurales y urbanas) y promover una relación comercial justa entre los productores y los consumidores. La Economía Popular emerge como respuesta de los trabajadores ante la falta de empleo, y se organiza –entre otras formas- en ferias y mercados populares, generando miles de unidades productivas de baja escala a lo largo y ancho de nuestra ciudad. Entendemos que es una prioridad reconocer, organizar y dotar de derechos al trabajo que se inventa el pueblo, como consecuencia de la crisis económica que atravesamos; y -al mismo tiempo- consolidar cadenas de comercialización alternativas que permitan romper la concentración, una de las razones de la inflación desbocada (sobre todo de los alimentos).

  • Constitución de un organismo público provincial que promueva y desarrolle las políticas en materia de comercialización, entendida como el derecho económico a vender lo que se produce, sin injusta apropiación de valor por terceros. Registro provincial de productores y comercializadores autogestivos en camino a generar más y mejor legislación que favorezca la producción y comercialización “alternativas”.
  • Apertura de canales de comercialización:
  • Creación de mercados populares y ferias, fijos e itinerantes, con facilidades impositivas, tarifas diferenciadas, subsidios y créditos a bajo costo, uso de espacios públicos abiertos y cerrados para los fines mencionados. Regularización de los que ya existen.
  • Establecer cuota de productores regionales en instituciones intermedias (kioskos y comedores escolares, hospitales, clubes, vecinales).
  • Articular red de productores regionales para facilitar el acceso de sus productos en almacenes y comercios de proximidad.
  • Fortalecer la compra pública de proximidad y de comercio justo a partir, por ejemplo, de la introducción de criterios en los pliegos de condiciones de adjudicaciones.
  • Condiciones adecuadas de producción:
    • Fortalecer las pequeñas producciones locales o regionales de alimentos, tanto las primarias como las que agregan valor, promoviendo que este segundo aspecto crezca en presencia en todas las producciones, e zonas rurales, semirurales y urbanas, a través de subsidios, créditos a bajo costos, beneficios impositivos, tarifas diferenciadas, combustibles subsidiado.
    • Extender el alcance de los organismos destinados a certificar la inocuidad de los alimentos para alcanzar mayor cantidad de productores. Incrementar acompañamiento en materia de asistencia técnica y formalización de la unidad productiva.
    • Desarrollar un programa de acompañamiento a la comercialización de dichas producciones, capacitaciones, desarrollo de herramientas digitales, diseño, marketing, publicidad, pauta pública.
    • Realizar inventarios o mapas de las tierras existentes en los municipios: clasificación, propiedad, titularidad, disponibilidad, uso. Censar los espacios públicos o privados que se encuentren abandonados (galpones, baldíos), y valorar su potencialidad para uso productivo o para espacios de comercializacion (por medio de expropiación alquiler, acuerdo de cesión de uso).

El Estado provincial y los estados locales deben abastecer un porcentaje significativo de sus insumos con proveedores de la economía popular, alimentos, indumentaria, insumos para la construcción (ladrillos), mobiliario, herramientas, ornamentación, etc.

¿Qué es el #ComercioJusto?

[asvc_header_block title=”CONTAME TUS PROPUESTAS” color=”custom” color_custom=”#8224e3″ mgt_sep_1=”” mgt_sep_2=”” mgt_sep_3=””]